envejecimiento-activo2-550x314

Hipótesis 1: El envejecimiento se percibe como más acelerado cuando existe un cambio brusco en el papel social del individuo, pasando de desempeñar una función activa a pasiva. (trabajador-jubilado).

El cambio de rol dentro de la sociedad en las diferentes etapas de nuestra vida es muy relevante ya que sufren modificaciones en diferentes aspectos de nuestra personalidad, pues vamos incorporando las situaciones experienciales que hemos vivido a lo largo de los distintos periodos de nuestra vida.

No sólo en el envejecimiento aparecen cambios significativos, sino que los vivimos en todo momento y podríamos atrevernos a decir que es un cambio diario.

En el envejecimiento, el deterioro juega un factor importante, ya que se pasa de una vida activa constante o intermitente, a en muchos casos una vida pasiva e inactiva. Para un cambio tan significativo la adaptación a la nueva situación es muy compleja, y empezarán a surgir problemas para acostumbrarse a su nueva forma de vivir.

El organismo sufre deterioros considerables tanto físicos como cognitivos y emocionales en este punto de inflexión de su vida. La inactividad atrofia el sistema muscular de todas las extremidades por el que surge un deterioro físico, atrofia el SNC y como consecuencia de ello las funciones cognitivas y emocionales disminuirán a pasos agigantados.

Las personas una vez jubiladas suelen acomodarse después de muchos años de lucha y trabajo en el que sufren mucho desgaste; pero la solución para esto, no es la relajación total, como se tiene entendido hoy en día en la sociedad, tenemos la manía de no dejarles exprimir todas sus habilidades hasta que el organismo les diga que ya no pueden continuar realizando determinadas conductas. Los culpables en su mayoría somos nosotros, que intentamos de manera involuntaria hacer más fácil la vida a las personas mayores; pero les estamos privando de seguir potenciando las capacidades que aún poseen.

Las personas en situación de una continua inactividad aunque parezca algo contradictorio sufren los deterioros a más velocidad, ya que los huesos y músculos se atrofian al no ser ejercitados y aparecen algunos problemas por ejemplo, en las articulaciones, la flexibilidad se reduce y la capacidad motriz va disminuyendo cada vez más rápido.

Al no realizarse ningún tipo de actividad física, la destreza cognitiva sufre también un cambio importante al estar en muchas ocasiones en fase estática de funcionamiento. Todo lo que aprendemos tenemos que estar retroalimentándolo a lo largo de nuestra vida, incluso el aprendizaje de las funciones básicas y vitales.

Las personas mayores también se deterioran en el aspecto emocional, ya que sus interpretaciones y percepciones de la realidad en muchas ocasiones están distorsionadas y provocarán, que creen estereotipos. Dan demasiadas vueltas a las cosas al no dedicar su tiempo a actividades físicas en las que a veces es importante y casi necesario desconectar y relajar la mente.

Si se lleva a cabo este envejecimiento no saludable, se obtendrá como consecuencia un envejecimiento acelerado, en el que las enfermedades físicas y psicológicas aparecerán además con más frecuencia. En la actualidad, la mortalidad temprana es un desencadenante de este tipo de envejecimiento.

 

Hipótesis 2: Se podrán encontrar diversas maneras con las que retrasar el envejecimiento y alargar la duración de vida. (Envejecimiento activo).

Hay personas, que una vez jubiladas buscan cualquier actividad de ocio o entretenimiento con la que ocupar su tiempo, esto les hará sentirse autorrealizados y se sentirán valorados por lo que hacen dentro de la sociedad, se dan cuenta, que aún poseen capacidades para poder desempeñar actividades de esfuerzo tanto físico como cognitivo.

Son personas que no se rinden, con un grado de motivación e implicación social elevados. Estas personas son las que consideramos dentro del envejecimiento activo y alargarán su duración de vida.

También es necesario, que vayan retroalimentado todas sus habilidades como bien se ha dicho, para no perder algunas de sus capacidades indispensables tanto cognitivas como físicas. Para no provocar estos problemas se suele ejercitar la inteligencia con problemas dinámicos de situaciones cotidianas.

Es importante hacerles partícipes de todo lo que ellos se sientan capaces de realizar, involucrándoles como ayuda en algunas de nuestras situaciones, reforzándoles cada vez que hayan realizado algo que creíamos que eran incapaces de hacer.

Muchas veces son estas personas las que se limitan, pero la gran mayoría de las veces caemos en la tentación de no otorgarles esa confianza que les de seguridad, bien porque no tomamos como real lo que nos transmiten o bien por miedo, y es un miedo irracional que nosotros creamos porque queremos que corran los menores riesgos posibles.

La autoestima de las personas dentro de este tipo de envejecimiento activo, es bastante más elevada que en el resto, lo que provoca en todas las situaciones un mayor rendimiento en las actividades que se realizan.

Y por último, esto tendrá como resultado una interacción social más desarrollada, ya que al estar en activo aún puede tener más contacto con el ambiente.

envejecimientio activo 3
ancianos barco

Hipótesis 3: Las ideas negativas no siempre se experimentan con mayor frecuencia en personas mayores.

Es una falsa creencia, puesto que se puede verificar que muchas de las personas en el envejecimiento saludable y activo, tienen visiones de la vida más positivas, que las personas adolescentes, jóvenes y adultos.

Las personas mayores poseen un grado elevado de madurez, que no se adquiere en muchos casos hasta bien entrada una edad; por diferentes experiencias a lo largo de la vida.

Disponen de esa capacidad que muchas veces a nosotros nos falta para ver con objetividad y madurez la realidad (muchas veces tendemos a crear ideas pesimistas y negativas convirtiéndolas en poco racionales en ocasiones).

Estas personas siempre suelen buscar lo positivo de cada situación, ya que han vivido diversas circunstancias y están experimentados en muchos ámbitos de la vida, gracias a esto pueden ver las cosas con más claridad en situaciones adversas y hacer una reflexión más fundamentada de la que podemos desarrollar nosotros.

Pienso que estas personas se convierten en consejeros de la vida y sirven como fuente de impulso para las toma de decisiones en muchos casos.

Si observamos, en la actualidad la población joven posee más problemas psicológicos que los mayores, puesto que tienen ideas más negativas y les suele ser más difícil encontrar solución para resolverlo.

Un envejecimiento satisfactorio depende de las estrategias y destrezas que se hayan aprendido para saber enfrentarse a los nuevos roles que se dan en esta edad.

No debemos de olvidar el papel que tiene la familia a la hora de comprender y ayudar a las personas mayores en las limitaciones que se les puedan presentar.

La conducta de los ancianos está marcada por muchos acontecimientos: su estado de salud, situación económica, estado mental…

Por último, señalar que la psicogerontología se encarga de estudiar el deterioro que tiene lugar con el paso de los años, y hoy en día muchos de los estudiantes de psicología se sienten atraídos por esta especialidad porque aún queda mucho campo abierto a la investigación.