anorexia 1

La Prevención Primaria. Es la mejor forma de prevención para la reducción de la incidencia del trastorno. Aunque no se conocen en profundidad los factores que desencadenan la enfermedad, sabemos que hay unos rasgos comunes: lla reducción de la dieta, desean ser delgadas y la no información dietética. Un programa de prevención primaria aborda los aspectos siguientes:

1 Información: No existe un buen conocimiento de la enfermedad y de sus riesgos. Deberá ser dirigida a los sujetos de riesgo, y a sus familias y en segundo lugar a la sociedad en su totalidad El lugar donde se debe ejercer esta prevención deberá ser el hogar, el colegio y la universidad.

2 Modificación de conductas precursoras de la enfermedad: Ocultan a sus padres todo tipos de conductas que atentan ante problemas como la falta de alimentacion. Conductas como engañando y haciendo creer a sus padres que han comido, o incluso tirando los alimentos a la basura sin que sus padres sean conscientes de ello.Desarrollar programas en la corrección de aquellas conductas que son desencadenantes de los trastornos alimentarios. La conducta a corregir más frecuente es que estas niñas o adolescentes varían la dieta por motivos no justificados o se inician en dietas a espaldas de los padres. Estas personas son muy sugestionables e influidas por comentarios del resto.

 3 Identificación de los grupos de riesgo: Trata de evitar el trastorno. Estos grupos suelen tener problemas con la aceptación de su figura, rechazando su propio aspecto fisico. Su propia figura les hace tener asco incluso a si mismo

 4 Acción sobre los estereotipos culturales: Se utilizan para sensibilizar a la población del riesgo, el anuncio de una figura inalcanzable para muchas adolescentes, la vinculación de la belleza física con el éxito. (idealizacion de fisico perfecto, de personas excesivamente delgadas: enseñanza de la moda)

  5 Educación escolar: programas de educación alimentaria en las escuelas es un buen programa para prevenir los trastornos de la alimentación, se ha observado que si se reduce el número de personas adolescentes que hacen dieta.

adolescente refus alimentation

La prevención secundaria: encaminada a reducir el tiempo entre la aparición del trastorno y el inicio del tratamiento. Para una buena prevención secundaria hay que valorar los siguientes aspectos:

       Diagnóstico precoz: Cuando la pérdida de peso alarma a las familias y observan la presencia de rarezas en la alimentación, preocupación por la figura y el peso, suelen consultar con el médico. En cuanto vean cualquier cosa que sea fuera de lo normal o empiece a preocupar pedir ayuda medica. El problema es que hay mucha gente que no llega a tiempo.

       Tratamientos correctos: Un tratamiento efectivo tiene que atender a las diferentes áreas comprometidas: dieta, peso, figura, cogniciones y relaciones interpersonales.

     Dispositivo asistencial eficaz: Los recursos que en la actualidad existen para tratar los trastornos de la alimentación son muy reducidos, el aumento de esta patología ha puesto de manifiesto que los dispositivos de salud mental no han sido capaces de adecuar dispositivos eficaces para asumir y tratar a todas estas pacientes.

La prevención secundaria se enfrenta a uchos otros problemas: Las pacientes y sus familias no consideran los síntomas de la anorexia nerviosa como algo preocupante o severo.. Las conductas de ayuno y p pueden ser ocultadas por la paciente retrasando la atención médica.

Las soluciones a estos problemas están por el momento basados en tres puntos esenciales: Una correcta información a los profesionales. Formación de equipos multidisciplinarios. Creación de centros específicos.

anorexia 3

La Prevención terciaria: Por diferentes razones ya sea la novedad del aumento de casos de trastornos de la conducta alimentaria o por considerar que éste, en último término, se puede resolver favorablemente con el tiempo, ha hecho que los profesionales no se hayan planteado aún que hay un grupo importante de pacientes crónicas. Algunas familias después de repetidos intentos de tratamiento de su hija se pueden sentir fracasados aceptando la enfermedad.. Es plantearse que dado que la enfermedad no tiene visos de curación será bueno pactar la supervivencia y calidad de vida con la paciente ,favoreciendo la supervivencia. Al mismo tiempo se aceptarán algunas conductas y se pactarán otras. Así la paciente y su familia podrán vivir en mejores condiciones. Si no existiesen este tipo de pactos podria llegar a existir grandes problemas y llegar a sintomas muchos mas severos y graves e incluso llegar a la muerte de la paciente con esta enfermedad.

metro

Prevenir la anorexia desde la infancia

Centro también mi interés sobre las diferentes etapas evolutivas de la persona en las que es fundamental el trabajo preventivo de los trastornos de la conducta alimentaria. Como son la infancia y la adolescencia.

Enseñar a los niños desde pequeños (tanto en casa como en la escuela) la importancia de unos correctos hábitos alimenticios. Es muy importante comer en familia siempre que sea posible, convirtiendo el momento de la comida en una reunión agradable en la que se intercambian las vivencias del día. Siempre intentando que este momento del dia no sea la angustia para toda la familia, y el momento sea lo menos desagradable y lo mas favorable posible. Los menús deben ser variados e incluir todos los tipos de alimentos necesarios para una correcta nutrición, no se deben excluir alimentos de la dieta del niño, pues todos son necesarios en su justa medida.. No se debe perder la paciencia ante el rechazo de algún alimento, si no ofrecerle distintas verduras y frutas hasta encontrar las que más le gusten. Establecer horarios de comida regulares. Sera mucho mejor si la comida se reparte en 4 o 5 tomas a lo largo del día (desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena).

Fomentar su autoestima. Es importante que conozca sus capacidades y limitaciones, y aprenda a sentirse a gusto consigo mismo (intentando levantar poco a poco su autoestima) Esto evitará futuros complejos. Reforzar su autonomía e independencia y estimularle para que tenga sus propias opiniones. Comentar con el niño estos mensajes sobre estética y alimentación que difunden los medios de comunicación, razonando lo que es cierto y lo que no, y enseñándole a valorar la salud por encima de los condicionamientos estéticos. No proponerle metas, ni académicas ni deportivas, por encima de sus capacidades, para evitar frustraciones. Evitar todo tipo de bullyng en el ambito escolar, mucho de estos tipos de bullyng vienen referidos a problemas de niños con su aspecto fisico: sobrepeso, excesiva delgadez…

Animarle a practicar ejercicio con regularidad.. Si se siente integrado socialmente, es difícil que al crecer piense que le van a rechazar por no cumplir unos aspectos modelicos de belleza concretos.

Establecer una buena comunicación dentro del ámbito familiar, para que el niño se sienta seguro, y sea capaz de buscar el consejo y la ayuda de su propia familia cuando se enfrente a situaciones que le resulten difíciles o estresantes.

guisante

Prevención de la anorexia en la adolescencia

Es importante tener en cuenta que la mayoría de los casos de anorexia se dan en mujeres con edades comprendidas entre los 14 y los 18 años.. En los que la delgadez se convierto en éxito y en felicidad.

El deseo de cambiar el aspecto físico no implica que se padezca una enfermedad mental, pero sí incrementa las posibilidades de desarrollar un trastorno alimentario cuando se convierte en una obsesión y se adoptan conductas inapropiadas. Si se toma adelgazar o bajar de peso en personas que realmente lo necesitan y de manera adecuada no se considerara como enfermedad, pero siempre sabiendo que tomando una conducta alimentaria para bajar de peso de manera inapropiada habra propension y causara enfermedades.

La adolescencia es una etapa especialmente fragil porque la personalidad no está suficientemente formada, de ahí la importancia de establecer programas de prevención de la anorexia, para evitar el desarrollo de este y otros trastornos alimentarios.

Es importante para prevenir estas enfermedades proporcionar a la persona los recursos con los que pueda enfrentarse a la vida y a todas las dificultades que ella conlleva. Estos factores de protección, consistirían en:

-Enseñarle a valorar la salud. (la salud es lo que proporciona la vida y lo que se necesita para vivir haciendoselo ver como lo mas importante en este via)

– Potenciar la autonomía y responsabilidad.( independencia y propias opiniones).

– – Facilitar la participación en actividades escolares y extra-escolares.

– Mejorar las relaciones familiares, aumentando las relaciones satisfactorias, aumentando la comunicación, facilitando la expresión de sentimientos de afecto, promover la cohesión familiar, reconocer y elogiar el esfuerzo, motivar a crear proyectos y a confiar en ellos mismos.

Los educadores en contacto con adolescentes juegan un papel muy importante en la detección precoz de los trastornos alimentarios, y deben avisar a los familiares si observan alteraciones emocionales o cambios en el comportamiento o el aspecto físico de los jóvenes.

Si un joven necesita perder peso por motivos de salud, debe hacerlo siempre bajo control médico y con el conocimiento de los padres. Si estos observan que el deseo de perder peso está injustificado, o que el joven empieza a reducir sin motivo la cantidad de comida, deben consultar inmediatamente con un especialista.

Los familiares debemos evitar hacer comentarios despectivos sobre el aspecto físico de otras personas. Se puede criticar una mala acción o el mal carácter de alguien, pero no burlarse de su “fealdad” o “gordura”.

Favorecer la integración y convivencia entre personas procedentes de distintos ámbitos sociales y culturales, ayuda al adolescente a comprender que ser diferente no significa ser peor ni mejor.

anorexia-3

Prevención de la anorexia en la familia.

En la familia se deben seguir ciertas pautas para ayudar ala prevención algunas de ellas son:

Escucha lo que tu hija/o te dice. Dale importancia a sus comentarios, sobre todo si comenta algo relativo a su aspecto físico, como que está gorda, que se ve fea, etc.

Ayúdale a que se acepte como es, a que se valore y levante su autoestima.

Presta atención a su conducta alimentaria, si no quiere comer o compartir la comida familiar, si pierde peso en forma exagerada, si practica excesivo ejercicio físico, sobre todo después de comer, etc.

Presta atención a si ha dejado de menstruar o se vuelve muy irregular.

Si tu hija o tu hijo son obsesivos y perfeccionistas, debes hablar con ellos sobre este tema. Esta suele ser una característica que puede trasladarse también al aspecto físico.

Habla con tus hijos sobre este tema, sobre lo que significa ser anoréxico y cuáles son las consecuencias de este padecimiento.

Si tu hija está en sobrepeso y es un tema que le preocupa, acompáñala al médico para que pueda perder peso de una forma responsable.

Refuerce la autoestima de sus hijos. Hágales sentir bien y motivo de satisfacción para su entorno. No centre sus reconocimientos en las cuestiones físicas.

Ayude a sus hijos a desarrollar su sentido crítico respecto a la moda de la delgadez en la publicidad, donde suele identificarse siempre con el éxito.

Enséñeles a usar con sentido formativo e informativo los diferentes medios de comunicación.

Si notan algún comportamiento que te llame la atención, no duden en recurrir a un especialista.