EJERCICIOS PARA MEJORAR TU AUTOESTIMA

300px-Maslow

1. Haz una lista de todas tus cualidades. Seguramente te resultará muy difícil al principio, porque nos solemos fijar mucho más en nuestros defectos que en nuestras virtudes. Puede que no sepas ni por donde empezar ni que poner, pero tienes que hacer un esfuerzo y observar todo lo bueno que tienes y que no estas valorando. Empieza por analizar lo qué te gusta de ti a nivel físico, mental, emocional, relacional, laboral, familiar…. Siempre hay algo, no me digas que no! Eso si, tendrás que ir ampliando la lista obligatoriamente todos los días. No te desesperes, como cualquier aprendizaje, es cuestión de práctica, pero tendrás que releerla todos los días para interiorizarla, y especialmente cuando sientas que empiezas a dudar de ti. Y ten mucho cuidado, no debes fijarte en lo que te falta sino en lo que tienes, así que no se admite ni un “pero….” ni un “aunque….”, ni un “algo…”, ni un “a veces…”.

autoestima--644x362

2. Fíjate en las cosas positivas que te suceden, en lo bueno y agradable que te haya sucedido durante el día. Se trata de empezar a valorar esas pequeñas cosas a las que solemos prestar atención únicamente cuando salen mal. Esto también requerirá esfuerzo para valorar esos pequeños placer cotidianos como son: una ducha, un paseo, una conversación, el aroma del jabón o de un perfume…

cinco-rasgos-que-muestran-una-baja-autoestima-en-los-ninos

3. Plantéate pequeñas metas asequibles de forma gradual. Nadie consigue subir una escalera de un solo paso a no ser que sea un gigante. Tenemos que aprender a subir de escalón en escalón, sin prisa pero sin pausa, disfrutando de los pequeños éxitos que vayamos consiguiendo. Además tendrás que premiarte de alguna manera tus progresos, aunque sea reconociéndotelo de forma consciente con el pensamiento.

Claves_para_recuperar_la_autoestima-2fcc9d2f35caa1f0b12ae22d7bf00da1

4. No generalices sobre ti mismo, no todo lo haces mal porque te hayas equivocado una vez. No te digas que no puedes hacer nada para cambiar las cosas, porque aunque sea difícil es mejor intentar algo que quedarse lamentándose, aunque anteriormente no te haya salido bien. Un intento más, y otro, y otro… al final darán algún resultado.

felicidad1

5. No hagas atribuciones externas para los éxitos e internas para los fracasos: ni consigues solo lo que es fácil y que conseguiría cualquiera, ni lo que no sale bien es siempre responsabilidad tuya. Aprende a relativizar el pensamiento y asume únicamente la parte de responsabilidad que te corresponde. Así podrás aprender de los errores sin desanimarte, y seguirás intentándolo tomando otro camino diferente al que no te ha dado buenos resultados.

relaxp_590

6. Recuerda que la perfección no existe, pero siempre podemos mejorar lo que no nos guste de nosotros mismos. Si las críticas de otras personas te afectan demasiado, o las temes, intenta buscarle el lado positivo, porque solo reconociendo lo que no es del todo correcto, podemos mejorarlo. Y si no son ciertas o la intención es hacerte daño, no les otorgues el poder de amargarte la vida.

Y recuerda: Aquello sobre lo que se deposita la atención, tiende a agrandarse. Mira lo bueno que hay en ti, todo eso que has tenido olvidado en los últimos tiempos…. Si prestas atención a tus aspectos positivos, ganarás en confianza y serás más capaz, mientras que si centras tu atención únicamente sobre tus errores, cada vez te sentirás más inseguro.