BOTIQUÍN PARA UN CORAZÓN ROTO.

Algunos consejos para afrontar una ruptura amorosa:

1.- Es fundamental que no niegues tus emociones, que las experimentes sin intentar evitarlas. Date permiso para sentir tristeza, vacío, soledad,,,, Pero expresa lo que sientes, ya sea hablándolo con algún amigo, o escribiéndolo en un diario. Así favoreces la descarga emocional y facilitas la puesta en orden de los pensamientos sobre tu nueva situación.


2.- Cuida tu alimentación, no solo porque afecta a tu salud, sino porque también influye mucho sobre tu estado de ánimo. Tras la ruptura es muy común tener momentos de mucha ansiedad, lo que puede provocar un aumento desordenada de la ingesta de alimentos, generalmente ricos en grasas saturadas y azúcares.


3.- Realiza ejercicio físico sin abusar. Tras una ruptura sentimental es muy habitual no tener ganas de hacer nada más que estar solo, rumiar el dolor y llorar. Con el deporte puedes dejar de darle vueltas al mismo tema una y otra vez, al mismo tiempo que potencias la liberación de las llamadas “hormonas de la felicidad”, las endorfinas, con lo que favorecerás una mejora significativa de tu estado de ánimo.


4.- Evita verlo todo de color negro. Para ello nada mejor que hacer un listado de las cosas importantes que has conseguido en tu vida, aunque en este momento no te apetezca o no te parezcan importantes. Esto puede ayudarte a no olvidar aspectos positivos que de forma natural no atenderías, por lo que también es recomendable que actualices el listado todos los días con pequeños detalles que agradecer a la vida o a otras personas.


5.- Haz las cosas que te gustan o te gustaban. La ruptura puede dejarte sin ganas de nada, pero forzarte a hacerlas te ayudará a reducir el estrés. También es importante que busques fórmulas para reír, porque así tus heridas emocionales sanarán más rápidamente.


6.- Pasa la página de esa historia y controla tus pensamientos. Hablar constantemente de lo sucedido no hace más que alargar la agonía y martirizar a quienes te rodean. Para conseguir controlarlo tendrás que darte permiso durante un breve periodo de tiempo (por ejemplo 5 minutos cada 2 horas) para recrearte en tu dolor, en la autocompasión y en lo terrible de la situación. Pasado ese tiempo de duelo prescrito, detén los pensamientos y busca una actividad que te distraiga hasta el siguiente periodo de permiso. Es una forma de sentir que mantienes el control sobre la situación y sobre tus emociones.

 

amor-y-esperanza

7.- Intenta centrar tu atención en ayudar a los demás, de esta forma recanalizas tus afectos y te sentirás útil. Además, el cariño de otras personas y su agradecimiento tendrá efectos balsámicos sobre tu dolor.


8.- Deshazte de la ilusión de que se arrepentirá, y no hagas de espía. No busques información sobre tu ex, sobre si él o ella lo están pasando mal después de la ruptura. Solo conseguirás amargarte más si no demuestra sentir dolor, tristeza o que te echa de menos.


9.- Suprime el contacto con tu ex. Elimina sus números de teléfono y elimínale de tus redes sociales. En estos momentos no podéis ser amigos, así que la distancia es tu mejor aliada para enfriarte emocionalmente y poder olvidar. Mantener el contacto solo te proporcionará información dolorosa o contaminada, así que tampoco preguntes por él o ella, ni frecuentes los lugares donde podáis encontraros.


10.- Haz un listado con sus defectos, comportamientos que te sacaban de quicio o actitudes que no te gustaban. Léelo todos los días para evitar la memoria selectiva. Nuestra memoria muestra una tendencia exagerada a olvidarse de lo malo y recordar lo bueno, con lo que si no haces algo para evitarlo, con el paso del tiempo se incrementa aún más la sensación de pérdida y el dolor emocional asociado a ella.


11.- Cuida tu autoestima, porque puede resentirse si empiezas a culpabilizarte de la ruptura o si te comparas con su nueva pareja (en caso de que exista). Analiza tus cualidades, escríbelas y añade una más cada día.


El tiempo es el mejor aliado para curar las heridas del alma, así que no tengas prisa ni te agarres a lo primero que pilles para olvidar.